(Libres) En una visita a la barriada de La Pelusa se ve cómo la inversión en accesibilidad ha sido un derroche del equipo de gobierno del PP.
El partido LIBRES ha vuelto a acercarse a los vecinos de Málaga, en esta ocasión, con una visita a la barriada de La Pelusa, en el distrito de El Palo. Una zona con grandes cuestas y pendientes de muy difícil acceso que dificultan la vida diaria a sus vecinos.
“Hace años que venimos reclamando al Ayuntamiento de Málaga que inviertan en hacer el barrio más accesible, pero ni a través de denuncias particulares ni desde la Asociación de Vecinos nos han hecho demasiado caso. Han invertido, es cierto, pero poco y donde no hacía falta, por lo que ha sido una chapuza y un derroche innecesario”, ha comentado uno de los afectados a Rosa Aguilar, coordinadora local, y a María de la Torre, responsable de Atención a la Ciudadanía del partido LIBRES.

“Hemos visto cómo se ha construido una rampa que termina en un escalón delante de un edificio. Es absurdo, pero real”, ha denunciado Rosa Aguilar, quien también ha comprobado el lamentable estado de conservación de algunos muros de contención en esas calles con alta pendiente. “Hace dos legislaturas, el alcalde dijo que era urgente arreglar esos muros, pues corren el riesgo de caerse o desprenderse como ya está ocurriendo. Y sin embargo, lo único que hacen es parchear lo que está peor y pintar. La pintura no arregla el problema”.
En La Pelusa se encuentran, además, con la misma y alarmante falta de limpieza de otros barrios de Málaga, así como de instalaciones infantiles, como detalla Inmaculada De la Torre, presidenta de la AAVV La Pelusa. “El parque de la calle Idumea es una vergüenza. Un columpio y un tobogán en un espacio que usan los adolescentes para beber y fumar, sobre todo por la noche, porque no hay ni una farola que ilumine el recinto. Hemos pedido cerrarlo por las noches para evitar el bandalismo, pero no ha habido forma”.
Es por ello que Iván González, candidato a la alcaldía de Málaga por LIBRES, pida, aunque sea por dignidad política, a los todavía responsables municipales “que se den una vuelta como hacemos nosotros por los barrios para que vean que su forma de gestionar Málaga está arruinando la vida de sus ciudadanos. La Pelusa es un ejemplo de los muchos barrios descuidados y olvidados que existen en cualquier distrito. Esto tiene que arreglarse porque la imagen de la ciudad es penosa”.