La obra del Metro de Málaga aborda ya la instalación de las losas y montaje de armaduras sobre esta estructura

La Unión Temporal de Empresas (UTE) Atarazanas, que acomete el tramo del Metro de Málaga que discurre por el centro histórico, ha finalizado hoy la colocación de las vigas en los dos últimos vanos pendientes del puente de Tetuán, lo que permitirá la reconstrucción del tablero norte de la estructura, afectado por las obras del suburbano que ejecuta la Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio a través de la Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía.

Cada uno de los vanos, situados en el lado oeste más próximo al edificio de Hacienda, contiene un total de 20 vigas de tipo doble T, de 0,90 metros de canto y 17 metros de longitud, en el caso del vano 1, y de 22 metros de longitud, en el caso del vano 2. Hoy viernes, se ha finalizado la colocación de las vigas en ambos vanos, proceso que se inició este martes, y se continúa ahora con las siguiente fases, esto es, la colocación de las losas prefabricadas que permitirán, la próxima semana, comenzar con el montaje de armaduras de la losa de comprensión del tablero.

Estos trabajos de reconstrucción del tablero norte del Puente de Tetuán son previos al hormigonado, que da la configuración definitiva del tablero, para finalmente proceder a la extensión de la capa de rodadura en la calzada y ejecución del acerado lateral, así como la colocación de las barandillas.

La reconstrucción del tablero norte del Puente de Tetuán, cuyo proceso de demolición de inició en agosto de 2016 para poder abordar la ejecución del túnel del metro de Málaga que discurre bajo el lecho del río Guadalmedina, se ha podido llevar a cabo una vez finalizadas por completo las pantallas en la zona del cauce, ejecutada la losa de cubierta del túnel y el hormigonado de la pila 1, único elemento del alzado de la estructura que quedaba pendiente de ejecutar de la fase anterior.

Por su parte, en la Alameda Principal, y una vez restituido in situ el segmento oeste del muro del Fuerte de San Lorenzo a su posición original, se afrontan ya los trabajos de reurbanización previas al inicio de la pavimentación, con el tratamiento de consolidación y puesta en valor del resto arqueológico, reposición de servicios afectados y mejora de cimentaciones de ficus de gran porte.

El tramo del metro de Málaga entre Guadalmedina y Atarazanas consta de 295 metros de longitud lineal y se desarrolla íntegramente de forma subterránea, incluyendo en su recorrido una única estación, denominada Atarazanas, ubicada en la intersección entre la calle Puerta del Mar y la Alameda Principal. La localización de dicha estación está concebida para garantizar el acceso al centro histórico de Málaga, uno de los principales focos de atracción de demanda en la movilidad de la capital.

El Metro de Málaga tiene desde julio de 2014 en explotación comercial las líneas 1 y 2 hasta el Intercambiador de El Perchel-María Zambrano, que el pasado año arrojó un volumen de 6,3 millones de viajeros transportados, y en ejecución los tramos Renfe-Guadalmedina y Guadalmedina-Atarazanas, que suman más de un kilómetro de longitud lineal y dos estaciones, y posibilitan el acceso a la red al centro histórico de la capital.