Cuatro meses después de la inauguración de la estatua en bronce de Reding en La Malagueta, se materializa otro de los objetivos de la Asociación Histórico – Cultural “Teodoro Reding” tras más de 14 años de trabajo voluntario.

Málaga por fin cuenta con una vía pública dedicada a los soldados y voluntarios que resistieron heroicamente en 1810 a las fuerzas del IV Cuerpo de Ejército napoleónico en Teatinos, con el parque “Héroes del combate de Teatinos” (en la confluencia de la calle Orson Welles y la Plaza de Manos Unidas; justo a continuación del Parque del Cine), que estrena una placa de lujo a través de un mosaico de gran formato que muestra, de la mano del artesano ceramista Paco Hidalgo, uno de los momentos vividos aquel 5 de Febrero de 1810.

“Ahí están representados todos los cuerpos que conocemos que estuvieron en esta posición: los Artilleros con la pieza de a 12, los voluntarios, la Infantería española, el escuadrón a caballo de Voluntarios Nacionales de Málaga, los dragones napoleónicos, los lanceros polacos…”, explicaba Jon Valera, presidente del colectivo y asesor de la obra, orgulloso de la recuperación de un episodio histórico tan olvidado y que a partir de ahora tendrá un referente iconográfico en la excelente composición de Hidalgo. “Teatinos es un distrito relativamente nuevo, pero también tiene Historia”, añadía.

Valera fue precisamente el encargado de relatar los hechos de hace 210 años, cuando Málaga se levantó frente al entonces ejército más poderoso del mundo, el de Napoleón Bonaparte, que cruzaba de nuevo Despeñaperros dos años después de la batalla de Bailén. Un relato que se tornó en aún más emocionante con las intervenciones de dos voluntarias de la asociación, Elizabet Domínguez y María del Carmen Tinoco, que teatralmente encarnaron a las vecinas de los barrios de El Perchel y La Trinidad, que históricamente lanzaron incluso agua hirviendo desde los balcones de las casas y pagaron caro el atrevimiento en aquella jornada. Tras el descubrimiento del mosaico, el colofón al acto lo puso la Banda Municipal de Música, que en homenaje a la Paz sos siglos después interpretó los himnos de Polonia, Francia y España, y a lo que siguió una ofrenda floral por parte de los voluntarios del colectivo histórico – cultural. No faltaron representaciones de las vestimentas y uniformes de época.

A la re-inauguración del parque, antes llamado oralmente “de la balsa de decantación” por el depósito de sedimentos de arroyo que en él se encuentra, asistieron la concejala de Cultura y del propio distrito, Noelia Losado, la concejala de Comercio y Vía Pública Elisa Pérez de Siles y el concejal Jorge Miguel Quero del grupo municipal socialista, entre otras autoridades representantes de diversos colectivos sociales y culturales. Andrés Reche, responsable del distrito, por su parte, se comprometió con la asociación a seguir apoyando la divulgación de estos hechos.

Los soldados polacos

Entre los soldados imperiales presentes en Teatinos había también polacos; tropas que seguían a Napoleón porque éste les había prometido la liberación de su patria. Sin embargo, en España, y muy especialmente en Málaga, se encontraron con un pueblo que quería lo mismo que ellos para su país: su libertad e independencia.

El campesino Andrezj Daleki, convertido por leva forzosa en soldado del 9º Regimiento de Infantería del Gran Ducado de Varsovia, dejó escrito en sus memorias: “cerca de Málaga se reunieron unos cincuenta mil franceses y polacos. Es aquí donde empezaron los ataques y las batallas. Los españoles desde hacía tiempo se estaban preparando. Todos cogían armas, incluso los curas y las mujeres, e incluso vi a los niños pequeños con fusiles.” Habiendo vivido ya el final de aquella Guerra de la Independencia española cuando lo escribió, concluía: “Un pueblo que se defiende de esta manera y que sigue unido seguramente nos derrotará, pensé. Y lo adiviné”. Un texto que ha quedado también incluido en el mosaico.

Asociación Histórico – Cultural “Teodoro Reding”
Málaga

Facebook: www.facebook.com/redingmalaga

Print Friendly, PDF & Email