“Vamos a seguir soñando hasta el pitido final del último partido de la Fase Regular del Campeonato”

Deportista, docente, ‘activista’ del basket malagueño -prácticamente criado en la cantera de Unicaja-, coordinador de cantera y una de las caras más visibles del CD Colegio El Pinar en esta temporada histórica de EBA, Luis Miguel Moreno es uno de los jugadores más carismáticos del primer equipo de la entidad colegial. Su impronta está presente de manera constante en el equipo humano con el que comparte objetivos y que, a sólo dos jornadas del final de la Liga Regular, se ha ganado ya la etiqueta de escuadra revelación de la Cuarta División del basket nacional. Capitán del plantel rojillo desde su nacimiento como conjunto senior haya tres temporadas y piedra angular de la formación malagueña, Moreno es uno de esos ‘hombres de equipo’ que hacen que el engranaje funcione correctamente cuando más falta hace. Junto al grueso de sus compañeros, el técnico ‘Caba’ y las nuevas incorporaciones de este año, con los que ya ha generado un vínculo de conocimiento y complicidad, conforma la cara visible de un proyecto de cantera joven, pero que mira al futuro con ambición, coraje y hasta margen de sorpresa.

-Si tuvieras que definir a este equipo con la breve descripción que permite un Tuit -140 caracteres-, que da poco más que para el desarrollo de una idea… ¿qué dirías? ¿qué palabras elegirías?

Un grupo de personas llenas de ilusión a las que les encanta el baloncesto y disfrutan pasando tiempo juntos; pero sobre todo, que tienen ganas de más. #Vamospinar

-Antes de abordar otras cuestiones, la actualidad manda… Esa actualidad es la que nos deja boquiabiertos al mirar la tabla. Aún no ha terminado la competición, pero el balance de esta campaña en EBA y el lugar al que habéis llegado por méritos propios; ¿nos deja algún margen para seguir soñando a falta de dos jornadas para la conclusión de la fase regular del campeonato? ¿Esperabais algo así en octubre y en un año tan difícil?
Al principio de la competición nos mostrábamos expectantes, pero con muchas ganas de afrontar este proyecto. Una liga como la que hemos jugado se encarga de ponerte en tu lugar tan pronto como te confíes, por lo que no hay lugar para el error si quieres optar a los puestos nobles. Aunque el balance de la temporada haya sido positivo, tanto los compañeros como yo no nos conformamos y la sensación tras el último partido no hace más que animarnos a seguir trabajando y mejorando. No vamos a dejar de soñar y queremos darlo todo hasta que suene el pitido final del último partido.

-El basket, deporte en el que te iniciaste en la infancia, es tu mundo… Qué claves refleja este equipo de las que ya has visto, vivido y aprendido en positivo a lo largo de tu andadura deportiva.

Tras mi etapa como jugador de formación en Unicaja, club que me inculcó los valores del baloncesto y me hizo me enamorada de este deporte, pasé a jugar en el club vecino (CB Alhaurín de la Torre), para pasar posteriormente al Universidad de Málaga y algunos años fuera de casa (guardo especial cariño del club que nos visita este viernes; CB La Zubia, donde pasé un año muy bonito). Tras la vuelta a Málaga tuve la enorme suerte de empezar a formar parte de un club como el nuestro, que rebosa ilusión y al que me siento orgulloso de pertenecer.

Sin duda, el equipo EBA del CD Colegio El Pinar es el más especial en el que he jugado en toda mi vida, por la relación que hemos tenido toda la plantilla a pesar de las circunstancias y, por encima de todo, por la unión que existe con los jugadores de la cantera, con los que guardo una relación diaria gracias a mi puesto de trabajo. Estos motivos, unidos a la suerte de poder contar con jugadores que son más que amigos para mí en la plantilla, me han hecho sentir muy afortunado de disfrutar cada minuto de la temporada.

-Era complicado aventurar una trayectoria, unos registros y un rendimiento como el que ha dado este conjunto en sus tres años de vida. Llegabais como novatos a la Liga EBA y le habéis plantado cara a todos los ‘huesos’ del grupo ¿cómo lo habéis logrado? ¿cuál es la clave?

La unión del grupo y las ganas e ilusión mostradas en cada entrenamiento y partido. A pesar de vivir días largos de trabajo, una vez entrábamos en el pabellón todo pasaba a un segundo plano y nos poníamos al servicio de los entrenadores.

-Los números y la trayectoria ya os respaldan; imagino que son una gran fuente de confianza para creer con firmeza en vosotros y en vuestro trabajo; pero lo de esta campaña tiene aún más mérito y pone el listón aún más alto ¿Está presión es positiva o negativa?

Sin ninguna duda es muy positiva. Por el gen competitivo del grupo, estos números no hacen más que hacernos pensar en nuevos objetivos y en querer seguir creciendo como personas y como equipo.

-Más allá de tu rol como capitán del primer equipo, tienes también una responsabilidad para / con los conjuntos de cantera… ¿qué nos puedes decir del proyecto de deporte base del CD Colegio El Pinar?

La cantera deportiva del CD Colegio El Pinar es un proyecto con mucha energía, muy joven y con muchas ganas de crecer. Tenemos equipos compitiendo en varias modalidades a pesar de las dificultades que nos hemos encontrado este año, y sin duda eso nos hace crear un vínculo del que nos sentimos muy orgullosos. Nuestra intención es que esto solo sea el comienzo de un proyecto sólido y sin fisuras, que ejerza de forma directa en el desarrollo de nuestros alumnos y convertirnos en referencia dentro de la ciudad gracias a nuestro trabajo e ilusión. Ojalá el año que viene los equipos puedan desarrollar la actividad con cierta normalidad y así poder disfrutar de todo el proyecto al máximo.

El primer equipo ha podido compartir algunos partidos y entrenamientos con los más jóvenes que nos han llenado el depósito de la ilusión al máximo.
-Se trata de un proyecto joven, pero que ya cuenta con varios equipos que os siguen la estela… Cómo veis el horizonte de estos niños y jóvenes que también son alumnos del centro y qué aporta este proyecto de deporte base a la propia vida de la comunidad educativa

No establecemos un límite dentro del club. Somos muy afortunados de tener una entidad como la del Colegio El Pinar que nos apoya y realiza un gran esfuerzo para que la actividad deportiva federada sea básica en la formación de sus alumnos. Además, contamos como unas instalaciones perfectas para la práctica deportiva, por lo que gracias a todo esto, nuestro objetivo no puede ser otro que trabajar muy duro cada día y hacer disfrutar a nuestros niños.

-Como es normal, existe una línea de trabajo y colaboración entre el primer equipo y los conjuntos de esa cantera… ¿en qué consiste y que hacéis para fomentarla?

El contacto del coordinador deportivo con los entrenadores es directo y prácticamente diario y desde este año hemos implantado una línea de trabajo que se lleva a cabo en todos los equipos de baloncesto del club. Queremos incorporar esta filosofía al resto de disciplinas desde el próximo año. Es muy importante para mí que haya jugadores del primer equipo que sean, al mismo tiempo, entrenadores del club, pues son conocedores de los valores que queremos transmitir y hace el trabajo más fácil.

-¿Cómo esperas que acaba esta campaña?

Queremos disfrutar al máximo de cada momento que pasemos juntos, entrenamientos y partidos y competir al máximo ante dos equipos que son de un gran nivel, como La Zubia y Unicaja.

-¿Os veis en LEB?

Ahora mismo, me veo entrenando con mis compañeros en verano para llegar en las mejores condiciones a la próxima temporada y a partir de ahí, empezar a disfrutar. La liga LEB es una competición completamente profesional, que conlleva un sacrificio enorme; pero con este equipo nunca se sabe…”Sky is the limit”.

Print Friendly, PDF & Email