Facultativos del servicio practican las técnicas de manejo de vía aérea y maniobras de reanimación cardiopulmonar con los equipos de protección individual (EPI), dada la dificultad en la movilidad y la destreza que implica su uso.

El servicio de Urgencias del Hospital Regional Universitario de Málaga ha puesto en marcha una iniciativa de entrenamiento de técnicas de alto riesgo de contagio en pacientes críticos con dificultad respiratoria durante la pandemia de COVID 19 para los sanitarios que trabajan en el mismo. Hasta la fecha se han formado más de setenta facultativos del área de Observación y del circuito diferenciado de riesgo biológico, y en los próximos días comenzará el entrenamiento de los profesionales de enfermería de la unidad.

El entrenamiento consiste en una intubación orotraqueal para poder conectar al paciente a ventilación mecánica, técnica que habitualmente realizan los profesionales del servicio a la que actualmente hay que añadir la complejidad de la protección frente al paciente con COVID19.  Para ello, gracias a un maniquí simulador, se están entrenando las técnicas de mayor riesgo de contagio practicando un procedimiento seguro con mínima generación de aerosoles alrededor del paciente y comprobando la seguridad del equipo de sanitarios que interviene en dicha maniobra.

Asimismo, se entrenará la coordinación en una situación de parada cardiorrespiratoria donde cada uno de los participantes controle la técnica y su función en el equipo de reanimación, sin dejar a un lado la seguridad ante el contagio de los sanitarios.

El entrenamiento se realiza por parejas y tiene una duración de una hora. Durante esta práctica, los profesionales utilizan un equipo de protección individual (EPI) con el objetivo de que la formación se asemeje a un caso real y para que los profesionales adquieran la destreza con la dificultad de movimiento y de visión  de los EPI, puesto que el sellado de la mascarilla y los ojos con la correspondiente máscara y gafas provoca un aumento de la temperatura y una disminución de la visibilidad que no hace fácil el trabajo en dichas condiciones, de ahí la importancia del entrenamiento para minimizar dichas dificultades.

Avalado por la dirección del Servicio de Urgencias, los entrenamientos están coordinados por facultativos de este Servicio, José María Fernández Cubero y Marga Valero, profesionales de largo recorrido en la unidad que se están encargando de monitorizar y supervisar la técnica. La Unidad Integrada de Formación del centro ha facilitado parte del material para la realización de dicha actividad, y la jefatura de celadores el mobiliario necesario.

“La intubación es el momento de máxima exposición del profesional al contagio, de ahí la importancia de practicar el manejo de la vía aérea, que dependiendo de la anatomía de cada persona puede hacer que esta técnica sea más o menos difícil”, explica la jefa de servicio en funciones de la unidad de Urgencias del Hospital Regional de Málaga, Eva Fragero.

El Servicio de Urgencias del Hospital Regional de Málaga cuenta, desde el inicio de la pandemia por COVID-19, con dos circuitos diferenciados para que los pacientes que presenten otras patologías urgentes no convivan en el servicio con aquellas que sí. De igual modo, el personal y los medios técnicos están separados por equipos para evitar riesgos de contagio. Todos ellos cuentan con los equipos de protección adecuados en función del circuito y de los descansos establecidos según el Protocolo de Sanidad ante la pandemia de coronavirus.

Print Friendly, PDF & Email