El centro ha puesto en marcha este servicio para atender a pacientes con sospecha de Covid-19 dentro de la estrategia de hospital seguro

El servicio de urgencias del Hospital Regional Universitario de Málaga ha incorporado un novedoso circuito de Riesgo Biológico para atender a pacientes con patologías infecto-contagiosas. Dentro del plan de reforma de este servicio, que está previsto que concluya en su totalidad a finales de año, la Dirección del centro decidió ampliar el proyecto como consecuencia de la pandemia de Covid-19 y crear este circuito dentro de la estrategia de hospital seguro en la que se trabaja desde marzo.

El delegado de Salud y Familias, Carlos Bautista, ha visitado el área junto a la directora gerente del hospital, María del Mar Vázquez, donde ha conocido este espacio, que cuenta con 300 metros cuadrados y dispone de área de consultas, sala de espera-cuidados, Observación sillones-camas y Sala de Críticos.

Dado que la patología infecciosa supone entre un 10 y un 15% del total de los motivos de consulta a Urgencias, y a consecuencia de la necesidad de poner en marcha una Unidad Diferenciada de Riesgo Biológico dentro del Servicio de Urgencias, se decidió crear un área físicamente independizada del resto de las zonas de Urgencias, y convenientemente aislada y señalizada. Las obras han tenido una duración de 3 meses y se puso en servicio ayer para atender a pacientes con sospecha de Covid-19.

 

Esta unidad cuenta con una sala de espera de pacientes, un área de consultas, un área de observación camas con boxes independientes con presión negativa y capacidad  para  4 camas   que cuentan con monitorización hemodinámica-respiratoria y un  box de RCP para pacientes críticos,  un área de observación sillones para  6  pacientes, control de enfermería, una entrada de personal con zona para ponerse el EPI completo y  una esclusa para retirada EPI (con ducha) en la zona de salida. El circuito tiene comunicación interna con resto de áreas del Servicio de Urgencias. Además,  el área cuenta con presión negativa en la zona de los box.

La responsable del servicio de Urgencias, Eva Fragero, explica que este área actualmente se  ampliará hacia la Observación 3 del circuito convencional de Urgencias actualmente por la pandemia COVID-19, pudiendo ampliarse hacia la observación 2 en caso  de    un aumento de demanda asistencial. “Enfrentarnos a la pandemia SARS-CoV2 nos ha enseñado a adaptarnos con rapidez a un reto desconocido hasta ahora, atendiendo simultáneamente a pacientes con patología común y a pacientes potencialmente infectocontagiosos, haciendo uso racional de infraestructuras, recursos materiales y humanos, y adaptando su funcionalidad. Sabemos que la identificación precoz del paciente infeccioso, aplicar cuanto antes las medidas de aislamiento oportuno, adecuando su ubicación y manejo clínico, adquieren una especial relevancia para la disminución de la morbimortalidad del propio paciente y del resto de pacientes que acuden a urgencias”, señala.

La Unidad Diferenciada de Riesgo Biológico del Servicio de Urgencias del Hospital Regional Universitario de Málaga está especialmente diseñada para dar respuesta a otras necesidades asistenciales, siendo un área versátil donde las consultas se pueden trasformar en áreas de espera y los box en consultas. “En épocas de baja prevalencia de infecciones y de incremento de la demanda asistencial en consultas  por distintos motivos, este área podrá ser utilizada para dar una respuesta adecuada”, agrega.

 

 

Enfermedades infectocontagiosas

Ante la sospecha de un caso infectocontagioso, en el servicio de Urgencias se toman medidas de prevención y aislamiento tanto para evitar la transmisión aérea, como la de gotas o contacto. Esta área permite atender este tipo de patología potencialmente infectocontagiosa  asumiendo el manejo diagnóstico y terapéutico específico de todas ellas. En función de la situación epidemiológica se incluye  el manejo de patología infecto-contagiosa de trasmisión aérea de origen vírico, como VRS,  SARS, o fiebre hemorrágica;  de origen bacteriano como el botulismo o la tuberculosis; patología infectocontagiosa de trasmisión por gotas como la meningitis Haemophilus influenzae o la sarampión; o como la patología infecto-contagiosa de trasmisión por contacto, como enterobacterias infecciones entéricas.

Print Friendly, PDF & Email