Más de 400 operarios trabajan, normalmente en horario nocturno, en las tareas de mantenimiento de los metros de Granada, Málaga y Sevilla

Ya es noche cerrada. Los vagones descansan en sus cocheras tras una jornada maratoniana de viajes. Todo en sus casas comienzan a irse a la cama, salvo en el interior de las casas de los metros de Sevilla, Málaga y Granada. Allí es hora punta. Más de 400 operarios se encargan que todo esté en perfecto estado para que, desde primera hora, los ciudadanos puedan escoger este transporte público para ir a su trabajo, al centro de salud o a arreglar cualquier tmite administrativo.

Los trenes de los metros de Sevilla, Málaga y Granada cumplen una serie de protocolos de mantenimiento, que requiere de personal altamente especializado, por tratarse de sistemas dotados de instalaciones de energía, electromecánicas y de telecomunicaciones altamente complejas. Esta plantilla desarrollan la tareas, normalmente en horario nocturno, para que el servicio diario de transporte funcione con normalidad dando una solución sostenible a los desplazamientos urbanos.

El plan de mantenimiento integral de los trenes de metro está compuesto por una serie de inspecciones periódicas que verifican los lazos de seguridad”, como se les conocecnicamente, que garantizan el buen funcionamiento de los trenes. Lo explica Jo Antonio Mesa, responsable de mantenimiento del Metro de Granada: “El lazo de seguridad es un circuito en el que todo tiene que funcionar. En ausencia de alguno de los mecanismos, el tren no anda”.

Los trabajadores de mantenimiento de los metros andaluces saben la importancia de su trabajo, tan esencial como el servicio de transporte mismo para la vida de una ciudad. Somos muy conscientes de que de nosotros dependen los desplazamientos al trabajo o al médico”, asegura Mesa, que continúa: “La plantilla es consciente de que el servicio es la prioridad, sólo por detrás de la seguridad. Nuestro principal cometido es que los trenes salgan en condiciones de seguridad todas las mañanas.

De la misma manera lo explica el oficial de Mantenimiento, perteneciente al grupo de especialistas en electrificación del Metro de Sevilla, Antonio Espejo: “Para que nada falle, realizamos nuestro trabajo atendiendo a los protocolos y estamos siempre preparados para actuar ante cualquier anomalía. Desde estos equipos se lleva a cabo el mantenimiento programado y también se atienden las incidencias que afectan al servicio que prestamos a los viajeros.

El mantenimiento de los metros andaluces de Sevilla, Málaga y Granada, que supone una inversión anual de 22 millones de euros, se lleva a cabo mediante personal propio, de diferentes profesiones, y empresas contratadas especializadas en la puesta a punto y mejora de estos sistemas de transporte público. Un personal en continua formación que dispone de los medios necesarios para que todos los días, los 365 días del o, los suburbanos funcionen con total normalidad y den un servicio de calidad.

La Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio pone, a través de la Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía y las concesionarias, especial interés en el mantenimiento del sistema, sabiendo que solamente a través de la calidad en el servicio se consiguirá recuperar los viajeros perdidos durante la pandemia.

Dentro del mantenimiento más especializado, están las tareas de vigilancia de los sistemas de energía y electrificación, con las líneas eléctricas que toman la energía de las subestaciones y la propia catenaria de los ferrocarriles metropolitanos. Los trenes, 15 unidades en Granada, 14 unidades en Málaga y

21 unidades en Sevilla, se ponen al día y se arreglan en las dependencias de los talleres y cocheras. Un tren parado por motivo de avería supone un desajuste en el servicio que puede llevar a menos frecuencia, más tiempo de viaje y, por consiguiente, un malestar que se quiere evitar.

Las instalaciones a mantener también son los sistemas de señalización viaria y ferroviaria, el control de accesos y videovigilancia, las máquinas expendedoras de billetes, la red de comunicaciones fijas y móviles, así como todo un sistema de prevención de incendios y de ventilación de los neles y un largo etcétera.

En lo que se refiere a obra civil, el mantenimiento afecta a toda la infraestructura y superestructura de vía, es decir, la plataforma y las vías por donde circulan los trenes, las paradas en superficie y las estaciones soterradas y otras diversas edificaciones distribuidas a lo largo de la línea, como subestaciones eléctricas, pasos inferiores, pasarelas, puntos de información y los edificios administrativos.

Limpieza y medio ambiente

Los trabajos de limpieza en los metros andaluces, que forman parte de las tareas de mantenimiento, se han visto reforzados en este año por motivo del coronavirus. La llamada limpieza no técnica se extiende a las unidades móviles, las paradas en superficie, las estaciones subterráneas, los talleres y los edificios administrativos.

La trabajadora de la limpieza de Metro de Sevilla Susana Domínguez, que se ocupa tanto de las zonas de tránsito de viajeros como de las dependencias administrativas, lo tiene claro: “Soy parte responsable de que se sienta más seguro y cómodo, ahora más que nunca en estos momentos de pandemia. De hecho, los viajeros de Metro de Sevilla consideran la limpieza uno de los puntos fuertes en las encuestas de satisfacción al cliente.

La limpieza y la desinfección han jugado una buena carta a la hora de mostrar un transporte público seguro frente a los contagios. El Metro de Málaga, junto a la empresa fabricante CAF, ha adaptado su sistema de ventilación para facilitar una mayor renovación del aire en el interior de los trenes. Este nuevo procedimiento permite la renovación del aire hasta 24 veces a la hora, un ratio que se considera de los más altos en el transporte ferroviario de viajeros.

La Agencia de Obra Pública, ente que ejerce el control, supervisión e inspección de los tres metropolitanos, ha desarrollado además herramientas informáticas o telemáticas para una coordinación sincronizada de estas labores de mantenimiento, al objeto de que el desarrollo de estos trabajos sea lo más preciso, no se superpongan, y se ajusten a los horarios determinados para llevar a cabo dichas labores.

Print Friendly, PDF & Email