El Servicio Andaluz de Salud está dejando de lado a estas mujeres al desmantelar la Unidad de Endometriosis, privándola de sus características esenciales y convirtiéndola en poco más que una consulta común, según denuncia Soledad Domenech, Delegada de la Asociación de Afectadas de Endometriosis Crónica (ADAEC). Domenech, junto con otras afectadas, expone las continuas deficiencias que afectan a la Unidad de Endometriosis, incluyendo la falta de aplicación de los protocolos establecidos por el SAS en 2009 y 2018, así como por el Ministerio de Salud en 2013.

La endometriosis, que afecta a entre un 10% y un 15% de las mujeres, representa un problema significativo para más de 2 millones de mujeres en España, 400 mil en Andalucía y alrededor de 84 mil en la provincia de Málaga. En 2018, en Andalucía, existían dos Unidades multidisciplinares de referencia para la endometriosis: una en Málaga, en funcionamiento desde 2014, y otra en Sevilla, que lamentablemente nunca llegó a operar. Sin embargo, hoy en día la Unidad de Málaga está en crisis, mientras que la de Sevilla es poco más que una entidad sin contenido real.

Las consecuencias de los retrasos en las citas y los incumplimientos de los plazos son graves para las mujeres con endometriosis, ya que el avance de la enfermedad puede cambiar el tipo de intervención necesaria. Actualmente, el plazo de espera para cirugías supera los 180 días en los casos más graves de endometriosis profunda. A diferencia del cáncer, la endometriosis no está sujeta a plazos definidos en la ley, lo que resulta en mujeres que entran y salen de las listas de cirugía sin recibir la atención necesaria para prevenir el avance de la enfermedad.

La realidad en Andalucía, especialmente en Málaga donde se encuentra la Unidad de Referencia, dista mucho de lo que debería ser en cuanto a cirugías multidisciplinares para la endometriosis. Las cirugías se están realizando por ginecólogos generales en lugar de por especialistas de la Unidad, lo que pone en peligro la salud de las pacientes y las deja expuestas a nuevos procedimientos o al avance irreversible de la enfermedad.

En cuanto a los plazos de atención dentro de la Unidad, los tiempos de espera son excesivos, con revisiones que pueden demorarse más de un año después de una intervención quirúrgica. Además, las pruebas están siendo derivadas a hospitales y centros sin la formación necesaria, lo que resulta en la pérdida de citas y en la falta de atención adecuada para las mujeres con endometriosis severa.

La implementación de la Guía de atención a las mujeres con endometriosis, tanto a nivel regional como nacional, es fundamental para garantizar un tratamiento adecuado y oportuno. Sin embargo, su falta de implementación afecta negativamente a la salud y la evolución de la enfermedad, dejando a las mujeres con endometriosis en una situación de vulnerabilidad y discriminación.

Print Friendly, PDF & Email